Guatemala, un pais de corrupción y sectores privilegiados que influyen en la política.

0
9

En 1985, con el país en una profunda crisis económica, los gobernantes militares de Guatemala anunciaron un nuevo paquete económico que incluía un aumento en los impuestos miserables impuestos al sector empresarial. El lobby que representaba a las empresas más poderosas del país estaba furioso.

El Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF) le dijo a la dictadura que rescindiera la propuesta y despidiera a los responsables. Y esto es lo que sucedió. El paquete fue revocado. Los ministros de finanzas y economía fueron reemplazados.

El país volvió a la democracia al año siguiente, después de tres décadas de gobierno dictatorial. Pero las manos que sostenían las riendas de la economía nacional no cambiaron.

Hoy en día, la sociedad refleja esta dominación histórica. Los ingresos fiscales del gobierno, por ejemplo, son los más bajos del mundo en relación con el tamaño de la economía. Los exportadores de monocultivos se benefician de mano de obra extremadamente barata y de la capacidad de usar y contaminar el suministro de agua sin costo alguno: las propuestas para aprobar una ley de agua que regularía su uso nunca han sido aprobadas por el Congreso. En cualquier caso, el sector privado es considerado incapaz según la ley guatemalteca de violar los derechos humanos.

Los grupos empresariales tienen una influencia extraordinaria sobre los poderes ejecutivo y legislativo, el tribunal constitucional y el establecimiento militar retrógrado, que han sido un instrumento de los intereses de clase a lo largo de la historia de Guatemala.

En 2012, por ejemplo, el sitio web de noticias Plaza Publica investigó las preferencias de voto de los miembros del congreso. Descubrieron que su asociación con el CACIF era el principal factor determinante de cómo votarían, más que la pertenencia a un determinado partido político.

En 2013, después de que el tribunal constitucional suspendió la histórica condena del ex dictador, el general Efraín Ríos Montt, quien fue condenado a 80 años de prisión por genocidio y crímenes de lesa humanidad, El País informó: «Es probable que diversos factores externos hayan influido en eso». decisión, incluida la presión ejercida por el CACIF «.

En un artículo de 2019, Martin Rodriguez Pellecer, director del sitio web de investigación Nomada, describió el papel histórico del CACIF: «Sus miembros financiaron ilegalmente a los políticos y ordenaron leyes y políticas a su favor, y fueron los políticos (como el ejército durante la dictadura) que corrió el costo político de implementar el modelo de desarrollo «.

Según él, este modelo político ha resultado en «60 por ciento de pobreza, falta de prosperidad económica y niños que tienen que emigrar solos a los Estados Unidos porque vivir en Guatemala significa condenarse a sí mismos a una vida miserable e indigna».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here