Venezuela detenida: el país caribeño a la espera de gasolina en el interior.

0
9

Hace menos de un año, Nicolás Maduro anunció el fin de la gasolina casi gratis para los venezolanos tras años de un subsidio que le cuesta al país 5.500 millones de dólares anuales. La gente ha empezado a vivir en sus carros, hileras de vehículos detenidos, unos ya sin combustible que necesitan ser empujados, personas acomodadas con cobijas sobre los capós a la espera de que las estaciones de servicio sean surtidas. La crisis de combustible se vive desde 2012, luego del incendio de la refinería de Amuay, en el estado Falcón, y de que la producción de la estatal Pdvsa declinara, apunta Iván Freites, secretario del sindicato de profesionales y técnicos de la petrolera.

Freites recuerda el tiempo en que Venezuela producía 270.000 barriles diarios de gasolina y 210.000 de gasoil, hace apenas una década. Actualmente, solo una de las seis instalaciones en el país está funcionando y produce apenas 40.000 barriles diarios, insuficientes para una demanda diaria de 140.000 barriles de combustible. “Esa es la gasolina que llega a Caracas. En el interior se reparte lo poco que han logrado importar con sus aliados con operaciones de piratería, de barcos que entran con sus GPS y luces apagados, que tampoco alcanza porque no han sacrificado la cuota de 57.000 barriles que se envían a Cuba ni los casi 40.000 que se pierden en contrabando”, denuncia.

Escenas que se repiten desde hace semanas en Barinas, Maracaibo, San Cristóbal, Mérida, Puerto Ordaz, Maracay, Maturín o Valencia, a Belsi Márquez, empleada de la administración pública de 49 años, le tocó acampar cuatro días en su vehículo para ponerle gasolina en San Cristóbal, estado Táchira, en el occidente del país. “A una amiga le tomó siete días y solo le llenaron la mitad del tanque” comenta, sintiéndose afortunada. Hay personas que pasan desde 15 hasta 22 días para abastecerse del combustible más barato del mundo, en el país con las reservas probadas de petróleo más grandes del planeta. Como si fuera posible una paralización mayor a la que ya imponen la recesión económica y los apagones, Venezuela ahora está casi totalmente varada en busca de gasolina.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here