López Obrador deja en manos del ejército la seguridad pública y despliega un cuerpo militar nacional para frenar la violencia del crimen organizado

0
6

Este domingo fue anunciada la entrada en funcionamiento de la Guardia Nacional oficialmente, por parte del presidente López Obrador. La nueva institución, creada hace siete meses y conformada por exmilitares y expolicías, tendrá un mando civil y otro militar para tareas operativas. Se trata de un polémico cuerpo creado por el gobierno para controlar la violencia en el país. Su activación supone la extinción de un hecho histórico y el cumplimiento de una de las promesas de Obrador al llegar al poder.

Los 70.000 nuevos agentes serán dispersados en las 150 regiones más inseguras de México, de las 266 en que se ha dividido el país. El objetivo es llegar a 82.000 uniformados en los próximos seis meses y a 150.000 al final de su mandato en 2023. La creación de un cuerpo especial de corte militar encargada de tareas de seguridad le ha permitido al presidente evidenciar el origen, esencia y ADN militar que corre por las venas al hacer el anunciamiento de su puesta en marcha en una ceremonia castrense.

Las primeras misiones definidas de la Guardia Nacional serán vigilar la frontera sur, donde se desplazarán 12.000 efectivos de acuerdo a la promesa realizada a Donald Trump para blindar la frontera con Centroamérica, y el despliegue en la ciudad de México donde la delincuencia vive un significativo despunte. La iniciativa ‘Seguridad sin guerra’ formada por académicos, intelectuales y defensores de Derechos Humanos ha criticado a la institución y el excesivo peso en la toma de decisiones que tendrán los militares, frente al mandato del senado de la República que exigió que fuera un civil quien la encabezara. De igual forma critican que para su despliegue se ha creado una ley que regula el uso de la fuerza pero que carece de protocolos que vigilen su cumplimiento.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here